Miércoles, 12 Agosto 2020

I Iglesia México

Previous Next

Así recorrió un sacerdote calles de la CDMX con el Santísimo Sacramento

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ciudad de México.- El sacerdote capitalino, Guillermo Gutiérrez, salió a las calles de su territorio pastoral para llevar consuelo y bendición del Santísimo Sacramento a la población que en estos momentos se encuentra en cuarentena por la pandemia del coronavirus COVID-19.

Imitando a sus homólogos en Europa, religiosos que salieron a las calles de las ciudades donde la pandemia también obligó a los ciudadanos a permanecer encerrados en sus hogares, el sacerdote mexicano salió a recorrer el tradicional barrio de La Fama, en la demarcación Tlalpan, al sur de la ciudad. Se trata de un barrio histórico que nació al costado de la fábrica de textiles 'La Fama' y cuyos estrechos senderos suelen pasar desapercibidos inlcuso a las autoridades locales.

“Cuando pensé en emular lo que mis hermanos sacerdotes en España, Italia, Francia y Alemania, concibieron, descubrí que la parte más importante, más allá de la reacción de la gente, es que le damos la oportunidad al Señor de estar y de visitar a su pueblo”, aclaró Gutiérrez.

Según comentó a la prensa, el sacerdote llevó el Santísimo con pensamientos enfocados a pedirle sus bendiciones a toda su comunidad y "para que cesara la infección a fin de mitigar los daños de los hogares y de mi gente".

El sacerdote observó en su recorrido que muchos fieles se asomaron a las ventanas, arrojaron flores: "hubo quienes se arrodillaban con mucha devoción al paso del Señor, desde adultos a jóvenes, al tiempo que decían jaculatorias que bendecían al Dios. Algunos no sabían cómo actuar y hacían como que no les importaba".

En su recorrido, el titular de la iglesia de la Purísima Concepción La Fama repartió hojas dominicales y otros subsidios, entre los cuales, se encontraba la oración que en el 2009 con motivo de la epidemia por Influenza AH1N1: 

"El movimiento en aquel año, fue ayudar a su pueblo a orar con ese medio concreto para pedirle a Dios que acabara la epidemia y pedir por las autoridades de salud y de gobierno, quienes tenían que tomar decisiones prudentes en ese momento para el bien del país y de las personas”.

(Con información y fotografías de Agencia Católica de Noticias ACNweb.mx)